La política académica como misión institucional sustantiva, está signada por la trascendente responsabilidad de promover los valores, principios y rasgos esenciales implícitos en el curriculum de las diversas carreras que, en sus distintos grados y modalidades de cursado, integran la Facultad, de forma tal que permanezcan abiertos a la reflexión crítica y actualización permanente.

Desde este fundamento se orienta y otorga sentido a la formación disciplinar universitaria en el marco de los respectivos Planes de Estudios, concebidos como las organizaciones particulares que definen estratégicamente los procesos de enseñanza y aprendizaje.

Cumplir con los objetivos comprometidos en estos planes y establecer las condiciones adecuadas para el desarrollo pleno de esos procesos, incluyendo la evaluación continua como instrumento inherente a la optimización de la calidad educativa, determinan las funciones académicas centrales.

Este encuadre conforma el interés colectivo que demanda el ejercicio comprometido de los derechos y obligaciones adjudicados a los integrantes de los diferentes estamentos que, en sus diversos roles, están contextualizados por el plexo normativo institucional que legitima y legaliza todas las acciones.

La asistencia y atención de las resoluciones del Consejo Directivo, la vinculación orgánica con el área académica de la Universidad y el fomento activo del trabajo integrado con los ámbitos de investigación, extensión, posgrado y administración, representados funcionalmente en las secretarías, direcciones y departamentos que componen el equipo de gobierno, constituye el entorno dinámico de referencia de las actividades académicas.

Los ejes predominantes de estas actividades se dirigen al logro de las metas establecidas en las propuestas formativas y al despliegue de los contenidos planteados para cada asignatura e integrados a los propósitos en las respectivas planificaciones de cátedras, cuya pertinencia está determinada por la simultánea pertenencia a un ciclo de aprendizaje y a un área de conocimiento específico, considerados como promotores vinculares de las tramas curriculares que caracterizan, distinguen e identifican los Planes de Estudios vigentes.

La elaboración e impulso de programas dirigidos a la formación, perfeccionamiento y actualización de recursos humanos en docencia, a la contención estudiantil, la organización espacial y temporal de las actividades y la disposición de la infraestructura y equipamiento necesarios para garantizar el desenvolvimiento de los diversos proyectos didácticos, están en la naturaleza vital de la gestión académica.

Las tareas emergentes para el adecuado cumplimiento de todos los cometidos, conlleva la constante labor de seguimiento y coordinación de las variables que intervienen de manera tal que se puedan conciliar las diversas particularidades, posiciones, intereses y actores, en un ambiente de convergencia, pluralismo y participación.


UNL - FADU © 2010/2011